Noticias


Testimonio de Carmen.

Testimonio de Carmen.

4 octubre, 2019

Hola. Soy Carmen. Casada con Gustavo hace 34 años. Y con 8 hijos. De entre 33 y 23 años. Uno, que se nos adelantó y ya descansa junto al Padre.

La oración, como ese diálogo permanente con Dios, ha sido parte de mi vida desde muy pequeña. Nací en el seno de una familia en la que mis padres me enseñaron a amar, amándose. Y a rezar, rezando. 

Iniciamos con Gustavo nuestra propia familia, poniendo entre nosotros la Presencia de Dios, Y con sueños de Santidad.

Sé que no todo lo que pedimos se nos he concedido. La cruz no faltó en nuestras vidas.

Va una experiencia de oración de este último tiempo. 

El 28 de julio fui, como todos los meses, al Hospital Italiano de Buenos Aires, a un control de mi trasplante renal. Y como tantas otras veces, me sorprendió el resultado de los análisis. Todos bastante mal. Comenzó allí un periodo de pruebas importantes que terminaron en tres internaciones consecutivas. La última de ellas, con muchas complicaciones, y por lo tanto más extensa también en el tiempo. Adelgacé muchísimo. El deterioro general se veía día a día, a pesar de los múltiples esfuerzos de los médicos por sacarme adelante.

Finalmente me dieron el alta de internación. Y comenzaron los controles ambulatorios. A los tres días, la situación seguía empeorando y lo que me planteó la médica que me vio, fue prácticamente la pérdida del riñón trasplantado, con su consecuencia. Tenía que pensar en la diálisis. Lo que tanto había tratado de evitar. Lo que para mí era un gran fracaso. Los siguientes estudios tenían ya como propósito ver cuál de las dos me convenía. Si la peritoneal o la hemodiálisis…

En ese momento, lo que experimenté, es muy difícil de expresar. Sentía que se me venía el mundo abajo. Estaba en el lugar, sin estar…

Al salir, no dudé y fui a la capilla del Hospital. Y allí, frente al Santísimo, pude llorar… y expresar todo lo que vivía. Era 9 de agosto Un día antes de nuestro aniversario de casados con Gustavo  (él había sido mi donante vivo, por lo cual no tuve que dializarme). Entonces, recuerdo… una de las primeras cosas que expresé fue: «¿es este Tu regalo de aniversario?» … y las rosas rojas, que resaltaban a mi visión parecía confirmarme, que la cruz era la respuesta… Sin embargo, y casi inmediatamente se me vino a la mente y al corazón aquello del Evangelio Mt. 7,11  que si nosotros que somos malos, damos cosas buenas a nuestros hijos cuando nos lo piden, cuánto más el Padre Bueno. Y con esa actitud de confianza y entrega, me tiré a Sus Brazos, rogándole que no quería dializarme … iniciando nuevamente un diálogo amoroso y confiado con Él. 

A los tres días fui al control siguiente. La mejoría disipó la posibilidad de seguir hablando de diálisis.

A los tres días siguientes, al ver los resultados del laboratorio y mi presencia, la médica me preguntaba; » ¿qué tomaste?», » ¿qué hiciste?» es que no puedo creer la mejoría que veo. ¡Tu aspecto!  ¡Los resultados!  ¡Tu peso! 

Cuando le recordé que me había quitado uno de los inmunosupresores, me dijo que había sido porque lo dio todo por perdido…. Y que como me estaban preparando para la diálisis, era importante que lo dejara, pero viendo los resultados de ahora, me lo volvía a indicar.

Me dijo además, claramente, que los resultados actuales, así tan abruptos en cuanto a mejoría, no eran resultado de todo el tratamiento hecho durante la última internación. Su sorpresa era muy importante. También la mía, aunque experimentaba con alegría creciente la caricia del Padre Bueno, que ha querido asistirme de una manera tan especial, con su ternura. La repuesta concreta a aquel pedido hecho como súplica confiada a un Padre Bueno.

¡¡¡Dios mismo obrando en mi fragilidad!!!  ¡Qué experiencia!

El bienestar, el apetito tan aumentado, el aumento de peso, son todas experiencias, novedosas en este momento, que sucedieron a aquel cambio abrupto.

No sé cuánto puede durar. Pero lo que sé es que en este momento presente, Dios mismo obró.  ¡La diferencia es muy marcada!  Y ya van más de 30 días del inicio de la mejoría.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies