Misión en la Iglesia   Nuestra Vocación


El objetivo de los GOT es orar. Nuestro horizonte es la búsqueda del encuentro con Dios, núcleo de la dignidad de la persona, pues «para este fin de amor fuimos criados» (Cántico 29,3). Este encuentro con Dios, que ya vivimos mientras caminamos, en clave de amistad, «tratando de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama» (Vida 8,5) deseamos un día vivirlo en plenitud.

La oración, para los GOT, es mucho más que un acto esporádico o habitual. Es una vocación que alcanza la vida entera, que parte de la vida y desemboca en la vida. Por ello, más importante que la oración en sí son los orantes.
La perspectiva de los grupos de oración es ir más allá de las formas y métodos, para vivir en actitud amorosa, en sencillez compartida.

En los GOT alentamos la actitud contemplativa, de manera que la persona pueda llegar a la experiencia de Dios en medio de la vida cotidiana, de sus anhelos y búsquedas, en comunión con los gozos y dolores de los hombres y mujeres de la tierra (Gaudium et Spes 1).

«El verdadero amante en toda parte ama y siempre se acuerda del
Amado. ¡Recia cosa sería que sólo en los rincones pudiese traer oración!» (Fundaciones5,16).

Este encuentro con el Dios vivo nunca es fruto de nuestro esfuerzo personal, siempre es regalo, obra de la gracia. La tarea de cada persona y cada grupo consiste en abrirse confiadamente y aprender a recibir. «En saber recibir del Señor está todo nuestro bien» (4Moradas 3,9).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies