Conferencias del encuentro de animadores Marzo 2012

En la ventana de ENCUENTROS/Ávila podemos consultar las tres conferencias que Miguel Valenciano, Antonio Ángel Sánchez y Helena Esguerra pronunciaron a un grupo de treinta animadores de los GOT. Son una valiosa ayuda para todos cuantos tienen el servicio de acompañar un grupo de oración. Los consejos que Teresa ofrece a sus prioras han sido adaptados a nuestra realidad de los grupos. Consejos que valdría la pena comentar en nuestras escuelas de oración.

También se puede leer un pequeña reseña, a cargo de Ángel Luis Cartón, del contenido del encuentro, destacando las orientaciones que, desde la experiencia de Teresa, son aplicables a la vida de los grupos.

SAN JUAN DE LA CRUZ Hacia otra manera de vivir y de amar

Hacia otra manera de vivir y de amar (18 de marzo de 2012)

«Pues como esta palomica del alma andaba volando por los aires de amor sobre las aguas del diluvio de las fatigas y ansias suyas de amor que ha mostrado hasta aquí, no hallando donde descansase su pie, a este último vuelo que habemos dicho, extendió el piadoso padre Noé la mano de su misericordia y recogióla, metiéndola en el arca de su caridad y amor. Y esto fue al tiempo que en la canción que acabamos de declarar dijo: Vuélvete, paloma.

En el cual recogimiento, hallando el alma todo lo que deseaba y más de lo que se puede decir, comienza a cantar alabanzas a su Amado, refiriendo las grandezas que en esta unión en él siente y goza, en las dos siguientes canciones, diciendo:

Canciones 14 y 15 (Esposa)

Mi Amado: las montañas,

los valles solitarios nemorosos,

las ínsulas extrañas,

los ríos sonorosos,

el silbo de los aires amorosos,

la noche sosegada

en par de los levantes del aurora,

la música callada,

la soledad sonora,

la cena que recrea y enamora. (Cántico Espiritual 14,1)

 

 

Juan vuelve a describir el estado de la persona espiritual en este momento como la paloma que ha salido del arca intentando posarse en tierra firme. Todas sus ansias, todos su esfuerzos han sido en vano. Va a ser el mismo Dios quien la hace regresar a la paz del arca de su caridad y amor para que experimente otra manera de vivir y de amar. Mengua la impaciencia humana por poseer a Dios y crece la percepción íntima, la conciencia de una Presencia amorosa. Y en esta situación de recogimiento sereno junto al Esposo, prorrumpe en alabanzas desgranando lo que siente a través de los versos de las dos canciones siguientes.

ISABEL DE LA TRINIDAD. “¡Niscivi! no sé nada más, no quiero saber nada más sino conocerle a Él”

” Mi maestro me pide rendirle homenaje en esto: en hacer todas las cosas según el consejo de su voluntad” No dejarme nunca gobernar por las impresiones, por los primeros movimientos de la naturaleza, sino poseerme a mí mismo por la voluntad … Y para que esta voluntad sea libre, es necesario encerrala en la de Dios … No haré más obras divinas, eternas, y a imagen de mi Inmutable, viviré desde aquí abajo en un eterno presente” (UE 28)
 
Isabel nos presenta el camino hacia la santidad: buscar la voluntad de Dios viviendo cada día su presente, su amor . Hacer del abandono en sus manos un proyecto. Acecarnos a El y dejar que obre.
Aceptando al hermano, cada acontecimiento, cada situación y aprender a ser humildes y libres. Sólo así acojeremos al otro y le miraremos con los ojos de Dios.
Mi vida es un instante, como decía Sta. Teresita. Mi vida es un hoy, es un eterno presente. Vivámoslo como lo viviría Él: AMANDO.
 
13 de mayo de 2012
“El decreto de Yavhé es puro e ilumina la mirada (Sal 18,9) …, mi fidelidad en corresponder a cada uno de sus decretos, de sus mandatos interiores, me hace vivir en su luz … El alma que por la profundidad de su mirada interior contempla a su Dios en todas las cosas en la simplicidad que la separa de toda otra cosa, esta alma es “resplandeciente” (UE 17)Dos ideas principales remarca aquí Isabel, la fidelidad a la luz de la mirada y como consecuencia la simplicidad resplandeciente cuanto más se deja iluminar el alma por la luz de la mirada del Amor más resplandecientes y significativas son sus obras.Seamos fieles, cada uno de nosotros, a la vocación a la que hemos sido llamados. Dejémonos guiar por la Luz para poder irradiar a cuantos nos rodean.

Trabajemos nuestro interior para llegar a ser: almas transparentes que dejen traslucir sencillez, personas generosas que irradien alegría y bondad, creyentes enamorados que vivan en plenitud la fidelidad al Evangelio.

 

16 de marzo de 2012
“¡Niscivi! no sé nada más, no quiero sabaer nada más sino conocerle a Él”
Un buen proyecto de vida y un buen propósito para estos días de cuaresma, al que nos invita Isabel. ¡No saber nada más que a Cristo, tan sólo conocerle a Él! Difícil reto y al mismo tiempo maravilloso camino.
Entremos con Él y en Él, en el camino del Amor y aprendamos a amar. “Entremos en la interior bodega” y conozcámosle, dejándonos conocer, moldear, guiar, amar.
Hagamos silencio para conocerle, para descubrirle, para gozarle y amarle.
Él en nosotros y nosotros en Él ¿para qué más? Que Él nos haga descubrir que sólo el amor puede cambiarnos y sólo cambiando podremos contribuir a hacer un mundo según su voluntad.
 
 
6 de marzo de 2012
“Una alabanza de gloria es un alma que mira fijamente a Dios en la fe y en la simplicidad … es, en fin, un ser que siempre da gracias … cada uno de sus actos son como un eco del Santus Eterno” (CF 43)
 
Sor Isabel nos ayuda a poner la mirada en Él y ver las cosas desde Él. No podemos dejar de mirar, por tanto, la realidad de nuestro mundo y hacer eco en él con nuestras actitudes, con nuestros gestos, con nuestras palabras, con nuestra entrega y donación. Tan sólo si miramos las cosas, nuestra vida, nuestro mundo, con ojos de fe podremos darle gracias por todo cuanto hace en cada uno de nosotros
Mirémosle a él y ha
gamos de nuestra vida un reflejo de su amor para con el hermano.
Sólo desde la simplicidad podemos descubrir a Dios.
Sólo descubriéndole podemos amarle.
Sólo amándole podremos imitarle.
Sólo imitándole podremos hacerle creíble.
Sólo haciéndolo creíble podremos darle a conocer.
Sólo dándole a conocer somos sus testigos.
 

ENCUENTRO DE ANIMADORES GOT

Este fin de semana nos hemos juntado en Ávila un grupo de animadores GOT, llegados de diferentes puntos de nuestra península ibérica.

Una vez mas, el Espíritu nos ha susurrado al corazón y ha estado revoloteando por ahí.

 Hemos vivido la oración, tan importante para nosotros, los que vivimos el carisma del Carmelo, desde los Laúdes, hastala Eucaristía, terminando nuestra jornada con un rato en oración con quien sabemos nos ama.

 El tema de este encuentro, como no podía ser otro, han sido las fundaciones, muy bien tratado y sobre todo muy practico para nuestros grupos. Agradezco desde aquí al P. Miguel Valenciano, P. Antonio Ángel Sánchez, yla H.ElenaEzquerra ocd  por su buen hacer, y su modo de transmitir. Y agradecemos a todos los que han organizado este encuentro.

Un encuentro vivo, que como siempre en los GOT y en el Carmelo, hemos vivido la fraternidad, el sentirnos unos, los unos con los otros y con el Señor.

 Sintiendo lo que somos una familia que ora, en clima de amor, de complicidad, comunicándonos con Jesús que nos llama a amar y a orar.

 Un abrazo y una oración

Oscar Moral CastilloPresidente de la coordiandora GOT

TESTIMONIO. UN JOVEN DESDE SALAMANCA

No puedo silenciar por más tiempo aquello que me habéis aportado en estas pocas sesiones del Grupo de Oración a las que llevo asistiendo, y me niego rotundamente a que pase otro encuentro y yo guarde algo en mi interior que no me pertenece…

Quizá os preguntéis ¿a quién?… Como el objetivo de estas letras es “hacerme presente” y “compartir aquello que el Señor me regala”, intentaré a través de estas palabras compartíroslo, intentado no alargarme demasiado…

Cuando digo “no me pertenece” no quiero decir que no sea mío. En realidad, es mío. Pero es mío en la medida que lo comparta.

En sólo dos encuentros me habéis tocado el alma, y por consecuencia un trocito de mi corazón está junto al vuestro.

En el primer día del Grupo aquellos que estuvisteis me regalasteis el mejor regalo… Dios se me hizo presente en cada uno de vosotros. Cada uno al compartir una parte de su vida me hacía al mismo tiempo partícipe de su historia… Para mi era y es algo, que no tengo palabras para describirlo.

Mientras que cada uno compartía (rodeado de ese silencio que únicamente llama a Dios y a un encuentro contigo mismo, de frente y sin tapujos) yo me preguntaba ¿qué hago aquí? ¿Señor qué hago? ¿y ahora qué?… Había dentro de mí un cierto nerviosismo, calmado con una tranquilidad que hacía tiempo no sentía…

Todos esos interrogantes el señor me los iba acallando en el silencio que sin darme cuenta, se apoderaba cada vez más de mí. Dejando una paz que hasta el día de hoy está presente en mi interior.

Son muchas las cosas por las que tengo que dar gracias a Dios, y quisiera compartirlas con vosotros aunque no sea mi voz, mi cuerpo no esté presente, aunque haya algunos que igual no me conozcan… no importa. De entre todas las cosas que me habéis regalado, y donde palpo el amor de Dios, es en ese cariño de acogida que me habéis brindado. Por ello, os pediría un pequeño favor, tratad de cerrar los ojos. Y si no, mirad a la cruz, sólo a Él y envolveros de ese “amor entregado” “sin límites”.

Jesús te doy las gracias por el encuentro de este grupo, por cada uno de ellos. Por haberme hecho partícipe de algo tan maravilloso como es una vida creada por y en tus manos. Transmitiendo, así, tu amor, un amor fraterno. En el que no te basta con decirme “te amo”, “eres preciosa a mis ojos”… Aun sabiendo que mi Fe es débil, y no tengo derecho a no creérmelo. Tú me demuestras que “ese amor entregado” no es “entregado” es ENTREGA, y es ENTREGAR: en cada día, en cada persona, en cada momento.

Gracias Señor por la persona de la que te serviste para hacerme la invitación de venir a este grupo. El texto del evangelio “venid conmigo” para mi se traducía y se traduce ¿vienes conmigo?

Sabes, Señor, lo mucho que me cuesta “quererme” pero una vez más, me demuestras que Tú eres mucho más grande que mi miedo y mi inseguridad… Sabes lo que necesito, cuando yo no lo sé, y me enseñas a través de cada una de estas personas que están aquí, frente a ti, que tu amor es real, de carne y hueso… y que en mi noche oscura pones estrellas, que reavivan un amor que en mi cada día se apodera ayudándome a seguir dando pasos, dándome aliento o compañía.

Gracias Jesús por “esperarme”, porque sabes que todo esto me cuesta… pero Tú no te cansas nunca, y a cada instante me das un toque de atención: una flor compartida. Gracias Jesús por “entenderme” y no cesar de ofrecerme “encuentros”, y me vuelves a llamar en una mirada, en un cogerse las manos… todo ello en silencio, como tu actúas Jesús, en un silencio que retumba en mi interior. Vaciándolo de esas dudas, inseguridades… Gracias Jesús por “perdonarme”, porque aunque te he fallado y te fallo, Tú Amor es más grande y no desiste. Te digo y digo muchas veces que quiero un SMS o un correo detallándome lo que quieres de mi… ¿pero que mejor SMS que una sonrisa? ¿Qué un abrazo? ¿Qué un compartir entre hermanos?

Entonces Jesús me doy cuenta de la respuesta que dieron tus discípulos cuando “inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron”

Para acabar quisiera compartiros algo que me llama mucho la atención del Evangelio, una palabra, “inmediatamente”, que aislada del resto sólo significa: un ya, ahora, en este instante. Pero luego encontramos “lo siguieron”

Unidos,  en cada instante, en mi interior Jesús me dice: ¿ven conmigo?

Muchas veces digo que no sé, pero es como el “inmediatamente” solo no sé, pero Él me da la respuesta: seguirlo en cada instante. Cada instante es una oportunidad que tengo, que todos nosotros tenemos. Por eso, quiero pedirte Jesús que me perdones por mi cobardía, por las veces en las que quiero hablar y me callo. Y aun así tú no te cansas, y me enseñas a través de estas personas la valentía, el no estás sola, estamos contigo.

Por todo esto te doy las gracias Jesús. Y a vosotros, el grupo, gracias por ser como sois. Quizá no os lo esperabais, yo tampoco.

Hace tiempo aprendí que algo que no se comparte se muere dentro de ti. Y el Amor de Jesús invita a compartir, me invita a compartir, y en mi está la decisión de dejarlo morir o regalarlo, como vosotros habéis hecho conmigo, al igual que Jesús.

 

“Unidos en la oración”

 

GOT Jóvenes

Salamanca